image
Via Sueños de Invierno - Naranjo de Bulnes (Picos de Europa)
Por JL Morillas
naranjo oeste
Cara oeste del Naranjo de Bulnes
Via Sueños de Invierno en la cara oeste del Naranjo

En 1983 entraron en la pared oeste del Naranjo de Bulnes en pleno invierno y no salieron hasta bien avanzada la primavera. Durante 69 días, con sus noches, tuvieron en vilo al país en una de las más recordadas gestas montañeras que se hayan realizado en el coloso de los Picos de Europa.

Hace 28 años que el periodista de radio  Jose Mº Garcia  (¡Ojo al dato! ) en su programa “Hora 25 ”de la Cadena Ser,  interrumpía su discurso  de fútbol  para conectar directamente con la  increíble aventura de  los  murcianos, que trataban de abrir una vía,  en pleno Invierno,  en la pared Oeste del Naranjo de Bulnes
La escalada que entonces se  practicaba,  contenía,  dentro de sus principios,  uno básico , solo perforar la pared , entonces con el burilador, solo, cuando  fuera estrictamente necesario para poder proseguir por la vertical. Jose Maria Garcia se comunicaba con José Luis y Miguel Ángel a través de un radioaficionado, de LLanes,  Nacho Torre.
Muy cerca de la media noche  podíamos oír , entre un ruido infernal de viento,  las voces de  los murcianos que esa noche estaban  soportando rachas de viento fuerte, rachas  que llegaban a durar más de 20 Horas, suspendidos en el aire, dentro de una  pequeña hamaca que colgaba de la pared.

El  invierno de 1983 fue durísimo.  Los vecinos de Bulnes pasaron muchos días sin bajar. Los aludes caían constantemente incluso allí mismo, delante del pueblo. Los porteos del material de la expedición los hicieron  por la garganta de Canti Sierra y la Canal de Balcosín con casco y separación de 20 o 30 metros entre ellos, en previsión de posibles aludes.
Alberto Rodríguez, que cooperó en las tareas del porteo de 500 Kg desde Poncebos a Bulnes  nos cuenta,  que tuvieron que montar un pasamanos con cuerda y clavijas en la zona conocida como La Riega del Texu.

De aquellas conexiones destaca José Maria que «el sonido que nos llegaba de la pared era sobrecogedor; se oía perfectamente el temporal de viento y cómo en ocasiones les movía la hamaca y ésta golpeaba contra la roca».


Jose Luis García Gallego en
Sueños de Invierno

69 dias, un récord mundial de permanencia ininterrumpida en pared todavía no superado. El cálculo de los murcianos era permanecer en el Naranjo unas cuatro semanas que al final se alargaron a 69 días debido a que  solo tuvieron 20 días de buen tiempo , mientras esperaban pacientemente a que se descongelaran las cuerdas o a que mejorara el tiempo, colgados en su frágil hamaca, un habitáculo de 1,80 de largo por un metro de ancho, aguantaban todo tipo de sufrimientos: Una piedra desprendida de la pared  les rajaba la hamaca,  un martillazo en un dedo de Jose Luis que casi echa a perder el proyecto, perdida de los guantes,  indisposición de Miguel Ángel unos cuantos días...

La organización de la escalada fue estupenda. La preparación física  y  la preparación del material minuciosa. Serval les fabrico las hamacas, ellos , según nos  cuenta el hermano de Miguel Angel, que actualmente vive en Almería, fueron a esta  fabrica a inspeccionar  como iba el encargo.  Hicieron que colgaran la hamaca en una de las paredes de las instalaciones , entonces Miguel Angel,  se subió  para probarla,  y empezó a dar  saltos sobre ella , el operario lo miraba horrorizado  diciéndole  que no tratara así el material. Gracias a  aquella anécdota  decidieron  que Serval  debía de triplicar los refuerzos en las costuras.

Aunque se llevaron dos hamacas una de ellas  la desecharon una vez en la pared, después de descubrir que para que no se movieran tanto con el viento debían de estar los dos escaladores en la misma,  cuanto mas lastre mejor. También  llevaban  monos de pluma y  las botas fueron diseñadas por ellos y fabricadas por Boreal.  Hasta la selección de la cordada de apoyo fue muy acertada, tenían todo muy bien calculado y a pesar del riesgo normal de la escalada, ellos iban muy seguros.



Miguel Angel Vives (foto actual)

José Luis garcía Gallego y Miguel Ángel Diez Vives (24 años), entonces estudiantes de Derecho y de Ciencias Químicas respectivamente.

Fueron ayudados por un equipo compuesto por: Francisco Javier Rodríguez Gordillo (27 años), 
Jose Antonio Navarro (23 años) , Ángel Ortiz (26 años) - Pablo Fernández (20 años).

Hay datos que revelan que el equipo de apoyo hizo más de veinte viajes a Arenas en busca de provisiones.  Se encargaban de portear todo lo necesario para sobrevivir en aquellas duras condiciones. Preparaban las comidas para posteriormente acercarlas, con nieve que les llegaba a la cintura a la pared del Naranjo.
El avance fue sumamente lento y penosísimo   ya que el Naranjo quiso presentarles todas las dificultades posibles, con grandes tormentas y un  frío polar.


Hubo que ir limpiando el hielo en todos los apoyos. Comenzaron por La Bermeja, cuya bóveda superaron al cabo de dieciocho días.
Padecieron  inflamaciones de anginas y catarros. Con todo, llegaron a los doscientos ochenta metros el día 10 de abril, fecha importante porque supuso la ruptura de contacto con su equipo de la base.

Anécdotas como  cuando el macuto de provisiones que el equipo de apoyo les había dejado, aparecía al día siguiente a causa del viento por encima de la  reunión donde se encontraban,   escalaron el siguiente trayecto, José Luís termina con un gran dolor de garganta,  mientras descansa ,  Miguel Ángel  tiene que hacer un  rapel  complicado para recuperar  el petate enganchado en una repisa.

Miguel Angel Diez, en una entrevista reciente, afirmaba que aquella situación se les fue de las manos. Tuvieron que soportar temperaturas de 30 grados bajo cero, pero recuerda que lo más duro fue los dos períodos de tormenta tan largos que los mantuvo inmovilizados en la tienda durante 12 días. Luego, también les sorprendió que las fuertes rachas de viento duraran tanto tiempo, incluso 20 horas seguidas. Comenta Miguel Angel  que a pesar de estar a un solo metro de distancia en la tienda la intensidad del viento era tal que a veces no podían comunicarse entre ellos, y tenían que tocarse para lograr entenderse.
España entera estuvo pendiente de aquella hazaña, Hasta tal punto tubo repercusión  en todos los medios  la aventura de los murcianos,  que el 12 de mayo, una vez finalizada la ascensión. el presidente del Gobierno, entonces  Felipe González, los recibió en el palacio de la Moncloa y  su Majestad el Rey, don Juan Carlos, les envió  un telegrama de felicitación. por su escalada a la vía Sueños de Invierno.

 


Sueños de Invierno apertura

PRIMERA REPETICIÓN: Febrero de 2001
Tuvieron que pasar 18 años para que se produjera la primera repetición invernal de Sueños de Invierno,  en febrero del 2001.  Un equipo ruso, compuesto por Viktor Bolodin,  montañero,  con numerosas ascensiones invernales en cordilleras de todo el mundo y una ascensión en solo a la cumbre del Everest (8.848 m) en el 2000 , Alexander Klenov ,  nominado al  Piolet d´Or 2000  por la apertura de una nueva vía en la cara oeste del Spantik
(7.028 m) , Tenguiz Verulashvilli, campeón de escalada en los Campeonatos de Rusia 2000 y 2001, Anatoliv Moshnikov, habia hecho cumbre en dos ocasiones en el Everest y habia hecho el  Dhaulagiri sin oxígeno y Nikolai Totmyamin con más de treinta ascensos a montañas de 7000 metros y una  primera invernal al Korzhenevskaya Peak (7105m);  llegaron a la región asturiana animados por un español , Fernando Begega , que habían conocido en  Kazajstánel,  haciendo el Pico Comunista en la cordillera de Pamir,  este les había mandado un correo electrónico con el artículo incluyendo fotos, sobre la ascensión invernal de Sueños de Invierno.   
Así que cargados del material y acompañados por Fernando, se adentraron en  las montañas asturianas para hacer la repetición invernal en 11 Dias de los cuales cinco los emplearon en equipar los primeros largos, aunque el tiempo los respeto, tambien tuvieron sus percances  rotura de la hamaca en plena carga y de noche, una piedra que le cayo en la mano de Atatoly..

"El moderno material nos facilitaba utilizar las más pequeñas irregularidades de la pared, a veces nos podíamos asegurar bien, pero lo habitual eran puntos precarios de progresión que nos hacían aguantar la respiración y correr ríos de frío sudor por nuestro rostro, cuando veíamos cómo una piedra se precipitaba al vacío o cómo la pierna mal adherida a la roca se deslizaba amenazando con hacernos perder el equilibrio. Mis ojos reflejaban el miedo; por el contrario manos y pies bailaban una increíble coreografía vertical".

 


Ferrán Martínez y Álvaro Novellón

ÚLTIMA REPETICIÓN: Febrero 2009
Martínez y Álvaro dejan Asturias después de llegar al Urriellu por la vía «Sueños de invierno», que consideran «lo más difícil que hemos hecho»

Coronaron el Picu Urriellu por una de las vías de la cara oeste y en pleno invierno, una hazaña que por ese lugar exacto sólo había conseguido una cordada rusa (2001) y los murcianos que abrieron la vía y la bautizaron como «Sueños de invierno», el 8 de mayo de 1983. Establecieron además un nuevo récord en la ascensión. Tan sólo seis días, la mitad que los rusos y mucho menos que las 69 jornadas que necesitó la expedición de Murcia, castigada por la climatología, adversa hasta el extremo.

Ref. lne.es